Una de las maneras más recurrentes para cuidar y dar mantenimiento a los bolsos de cuero es meterlos a una bolsa protectora de tela, para evitar que se acumule el polvo. Pero hay algunos tips que recomendamos para prevenir su maltrato involuntario:

1.Procura no exponerlo al sol o a la humedad. Estos factores ambientales pueden ser determinantes en su durabilidad.

2.Si no ocupas tu bolso durante mucho tiempo, puedes rellenarlo de ropa o trapos que no uses, o papel cebolla. Evita usar periódico porque se puede despintar.

3.Cúbrelo con una bolsa de tela, o con una funda de almohada.

4.Hidrata tu bolso por lo menos dos veces al año. Existen productos especiales para ello, pero también puedes usar cualquier crema humectante, solo cuida que no contenga alcohol ni perfume.

5.No le agregues más peso de lo que puede cargar. Así no se deformará ni dañará las asas.

6.Si cargas cosméticos en tu bolsa, procura meterlos en otra bolsa o cosmetiquera, y asegúrate de cerrar bien las tapas para evitar que se salga el contenido.



¿Conoces algún otro tip para cuidar tu bolso? ¡Envíanos un correo electrónico!